Preguntas frecuentes sobre reclamaciones a bancos

Cláusula suelo: La cláusula suelo es el mínimo al que puede llegar el interés variable que pagas por tu hipoteca.

Cláusula techo: La cláusula techo es el máximo al que puede llegar el interés variable que pagas por tu hipoteca.

Oferta vinculante: Se llama oferta vinculante al documento previo a la hipoteca donde figuran todas las condiciones financieras de tu préstamo hipotecario.

Participación preferente: Una participación preferente es una inversión perpetua sin fecha de vencimiento determinada con una liquidez muy reducida. También se conoce como producto híbrido ya que tiene características comunes a un depósito y a una acción. Otro de sus nombres es el de deuda subordinada que a pesar de ser muy similar a las preferentes puede tener una fecha de vencimiento definida (de 5, 10 ó 20 años) lo que implica que en caso de quiebra los poseedores cobrarían antes que los preferentistas.

Arbitraje: El arbitraje es un procedimiento privado y consensuado en el que las partes evitan acudir a los tribunales, generalmente más lentos y costosos, a cambio de someterse sin posibilidad de recurso lo que de su caso dictamine un árbitro.

Canje: Se considera canje la operación que consiste en cambiar las participaciones preferentes por unas acciones o depósitos para convertirlas en un producto de más líquidez que será más fácil de vender (generalmente esta conversión supone aceptar una pérdida de dinero llamada "quita").

Cláusulas suelo

Es el mínimo al que puede llegar el interés variable que estás pagando por tu hipoteca bancaria.

Revisa la escritura de tu hipoteca. En la parte donde se detallan las condiciones financieras de tu préstamo, si encuentras detallado el tipo de interés (%) mínimo que has de pagar, o un tipo de interés que nunca pueda ser inferior a un % fijo, entonces es que tienes una cláusula suelo, que puede ser una cláusula abusiva.

Una cláusula suelo puede declararse nula siempre y cuando ocurra uno de los siguientes supuestos:

1. Cuando en el contrato haya una cláusula suelo, pero no haya una cláusula techo o esta última sea excesivamente alta.


2. Cuando la cláusula no apareciera en la oferta vinculante previa. Es decir, si hay diferencias entre lo firmado y lo pactado anteriormente.


3. Cuando el cliente no haya sido informado de forma clara por la entidad en el momento de la escrituración del préstamo.

En definitiva, en todos aquellos casos en los que se entienda que ha habido falta de transparencia, o un claro desequilibrio en las cláusulas del contrato.

Primero, estudiamos tu caso. Nosotros invertimos nuestro trabajo y solo cobraremos si ganas, con lo que nos aseguraremos de recomendarte lo mejor posible ante la posibilidad de presentar una demanda. Reclamamos a tu banco la eliminación de la cláusula suelo sin coste para ti, y además, la devolución de las cantidades que has pagado de más a causa de dicha cláusula.

¡Es muy sencillo! Sigue los siguientes pasos:

1. Rellena un formulario con la información que te solicitamos, sin ningún compromiso.

2. Un abogado de reclamador.es la estudiará para determinar si tu caso es viable y se pondrá en contacto contigo. Sólo entonces decidirás si trabajas con nosotros o no.

3. Intentaremos acordar una solución amistosa con tu banco.

4. Si tu banco o caja no acepta, interpondremos una demanda por tu cláusula suelo. Si ganamos, cobraremos nuestra comisión y te transferiremos tu dinero.

Sí, puedes y estás en tu derecho a hacerlo vía demanda judicial individual. Para ello, debes sopesar los posibles costes. En reclamador.es solo te cobramos si ganamos.

Con la ley en la mano, no. En ningún momento tu banco debería tomar represalias contra ti. Pero nadie mejor que tú conoce a tu banco.

Las posibilidades son muy altas en el caso de conseguir la nulidad de la cláusula suelo. Sin embargo, son menores en el caso de reclamar la devolución con carácter retroactivo del dinero pagado de más, ya que aquí entran en juego otros factores como: la argumentación de la parte demandante, la cuantía demandada, la situación económica y personal de la parte demandante, la situación económica de la entidad bancaria demandada, el juzgado donde se deba resolver la demanda, etc. Por eso estudiamos cada caso de forma individualizada y te recomendamos qué es lo mejor que podemos hacer. Tan solo rellana este sencillo formulario.

Dada la naturaleza de este tipo de reclamaciones, y a pesar de que las reclamaciones colectivas pueden tener un coste menor, los tribunales las están rechazando porque entienden que debe hacerse un examen individualizado de cada caso. reclamador.es estudia y presenta tu caso de manera individual.

Rellena el cuestionario de reclamación y te enviaremos un informe en el que te estimaremos cuánto te han cobrado de más, junto con nuestra recomendación, en su caso, de reclamar la cláusula. Entonces podrás decidir si quieres reclamar con nosotros o no.

Si no hubiera mediación con el banco e interponemos una demanda, el período medio de resolución es de alrededor de un año. Pero ten en cuenta que esto depende del juzgado.

En el caso de que haya condena en costas (el más probable), sólo cobraremos las costas, con lo cual ¡nuestros honorarios los cubriría la parte contraria!

Si no hubiere costas, cobraremos 399 € (para cubrir costes ajenos a reclamador) + un 15% de la cantidad recuperada (+IVA).

Sólo aceptamos los casos que creemos firmemente que ganaremos, por eso sólo cobramos si ganamos y adelantamos los gastos de notario y procurador. Y si perdemos ¡los asumimos nosotros!

Participaciones preferentes

Lo primero que ha de quedar claro es que es un producto financiero complejo y de alto riesgo. Es una inversión perpetua que no tiene fecha de vencimiento establecida, y con una liquidez relativamente reducida. También es conocido como producto híbrido al tener características comunes a una acción o un depósito. Otra nomenclatura es la de deuda subordinada, que aunque muy similar a las participaciones preferentes, puede tener un vencimiento definido (a 5, 10 ó 20 años) y en caso de quiebra, sus poseedores cobrarían antes que los de preferentes.

Cada caso de preferentes es único. Algunas entidades financieras ofrecen una quita, otras la posibilidad de acudir a arbitraje. En cualquier caso, siempre cabe la posibilidad de negociar con la entidad financiera antes de acudir a los tribunales.

El arbitraje es una solución alternativa a la vía judicial. Tiene carácter voluntario y para su activación es necesario el acuerdo de las dos partes . Una resolución de arbitraje es vinculante y debe cumplirse. En caso de que ya se haya acudido al arbitraje, no cabe posibilidad de poner una demanda judicial.

Consiste en cambiar las participaciones preferentes por acciones o depósitos, convirtiéndolas así en un producto más líquido, es decir, más fácil de vender. (aunque normalmente esta conversión suponga aceptar una pérdida de dinero, a la que se llama "quita").

En principio, sí, pero debes evitar firmar cualquier tipo de renuncia de acciones posteriores o de reclamar vía judicial.

En reclamador.es te aconsejaremos sobre si debes o no reclamar, en tu caso. Para ello solo tienes que rellenar un sencillo formulario y te contactaremos en menos de 72 horas.

Presentar una demanda tiene una serie de costes asociados. Y aunque en reclamador.es solo te cobramos si ganamos, y adelantamos tus gastos de notario y procurador, antes elaboramos un informe en el que te recomendamos si te conviene o no iniciar acciones, para que seas tú quien decidas qué hacer y si quieres hacerlo con nosotros. Para ello, tan solo debes rellenar un sencillo cuestionario.

Dada la naturaleza de este tipo de reclamaciones, y a pesar de que las reclamaciones colectivas pueden tener un coste menor, los tribunales las están rechazando porque entienden que debe hacerse un examen individualizado de cada caso. Reclamador.es estudia y presenta tu caso de manera individual..

Otros productos financieros

El swap sobre hipoteca se define como un producto financiero que permite pagar un préstamo hipotecario referenciado a un tipo de interés fijo, con independencia de las variaciones que se produzcan en el índice de referencia.

Los warrants son productos financieros complejos, formalizados en un contrato que otorga al comprador el derecho (que no la obligación), de comprar o vender un activo subyacente a un precio y una fecha establecidos en el futuro.

Los fondos de inversión de alto riesgo, o fondos de cobertura, o Hedge Funds, son productos financieros muy complejos y de alto riesgo, que deben estar dirigidos a inversores muy cualificados por ser muy poco transparentes, de inversión mínima y gastos muy elevados, así como de liquidez mínima.

La hipoteca multidivisa es un producto bancario nocivo y peligroso ya que afecta al préstamo bancario en su globalidad, y no solo a los intereses (como el swap), y consiste en un préstamo hipotecario concedido en una moneda extranjera. La variación del importe del préstamo será consecuencia de la relación entre el euro y la moneda en la que esté concedida la hipoteca (yen o franco suizo, habitualmente).

Son productos financieros de los que la rentabilidad y/o duración depende de la evolución de valores o índices bursátiles definidos como subyacentes.

Los bonos convertibles son activos financieros de renta fija que tienen la peculiaridad de poder ser convertidos en acciones de la empresa a través de una ampliación de capital.


¿Problemas con el banco?

  • Cláusula suelo

    Recuperar el dinero de tu cláusula suelo es posible.

  • Preferentes

    Recuperar el dinero de tus preferentes es posible.

  • Hipotecas multidivisa

    Recuperar el dinero de tu hipoteca multidivisa es posible.

  • Otros

    Consulta tu caso sin compromiso