Hay veces en las que firmas una sola escritura ante el notario cuando te compras la casa. Pero en realidad estás firmando dos: la de compra de la vivienda y la de subrogación al préstamo del anterior propietario.

Esto suele ocurrir sobre todo en promociones inmobiliarias o cuando asumes el préstamo del anterior propietario. Aquí lo más probable es que la cláusula suelo sea herencia de la escritura del vendedor pero que no te la hayan incluido expresamente en la tuya.

Por eso, nosotros necesitaremos la escritura original donde sí aparece la cláusula suelo para poder reclamar.

En estos casos puedes conseguir la escritura por el método habitual. Pero también puedes pedirla a quién te vendió la vivienda. Esta opción suele ser complicada ya que muchas promotoras o cooperativas ya no están en activo actualmente o quebraron.