Para poder llevar a cabo una reclamación por los gastos de formalización de la hipoteca te vamos a solicitar la siguiente documentación. Cuántas más facturas nos aportes, más podremos reclamar.

  • Escritura del préstamo hipotecario.
  • Factura del notario.
  • Factura del registro.
  • Factura del tasador.
  • Factura de la gestoría.
  • Justificante de la liquidación del IAJD (Impuesto de Actos Jurídicos Documentados).
  • Copia de DNI/NIE o Pasaporte.

Puede que no tengas todas las facturas, pero muy probablemente hiciste toda la gestión a través de una gestoría. Por ello, lo más sencillo es pedir a la propia gestoría una copia de las mismas.

Además, lo normal es que la gestoría te hiciera entrega de una liquidación de gastos en la que viene recogido el importe que pagaste por cada uno de los gastos que ahora puedes reclamar.

Donde solicitar copia de los documentos de gastos de hipoteca

En caso de que nada de lo anterior te funcione, puedes solicitar tus facturas de la siguiente forma:

  • Factura del notario: en la notaría en la que firmaste la hipoteca.
  • Factura del registro: te van a dar una copia en el propio registro donde inscribiste la hipoteca.
  • Factura del tasador: localiza que empresa tasó tu vivienda y solicita una copia.
  • Factura de la gestoría: en la gestoría que tramitó tu hipoteca.
  • Justificante de la liquidación del IAJD: si no conservas dicho justificante puedes dirigirte a la oficina liquidadora correspondiente para que te proporcionen una copia. Recuerda que este impuesto es recaudado por las haciendas autonómicas.

Podemos iniciar la reclamación si falta alguna de las facturas, pero cuantas más consigas mejor porque podrás optar a una devolución mayor.

Consejo: si quieres ver un ejemplo de documento de cada gasto, entra en este artículo.

Y si no localizas tu escritura de préstamo hipotecario puedes pedir una copia en la notaria donde firmaste el préstamo.

Si ya has cancelado tu préstamo, también podremos reclamar las facturas de notario, registro y gestoría que pagaste en ese momento.

También te puede interesar:

Nota: recuerda que la reclamación de los gastos de tu hipoteca no tienen caducidad. Es decir, puedes reclamarlos aunque hayan pasado más de cuatro años.