Son tres los procedimientos necesarios hasta llegar a la devolución del impuesto, salvo que el ayuntamiento, en cualquiera de estos tres pasos, reconozca el derecho a la devolución.

  1. Se hace una solicitud de rectificación de autoliquidación ante el ayuntamiento donde pagaste el impuesto. Tienen un plazo de 6 meses para resolverlo.
  2. Si no responden en el primer plazo, se interpone una reclamación económico-administrativa ante el Tribunal Económico Administrativo Municipal. Tienen otro plazo de 6 meses para resolverlo. Si en tu municipio no existe dicho tribunal se interpondrá, en vez de una reclamación económico-administrativa, un recurso de reposición ante el Ayuntamiento, que tiene el plazo de un mes para resolverlo.
  3. Si en este segundo plazo no responden, o no nos dan la razón, tendremos que presentar un recurso ante el Juzgado de lo Contencioso Administrativo respectivo. Este plazo de resolución dependerá de cada juzgado pero podemos entender que es de unos 18 meses.