Puedes reclamar todos los gastos que deriven directamente del accidente. Puedes reclamar, por ejemplo:

  • Tickets de taxi, autobús o cualquier transporte para desplazarse de casa al hospital o centro de rehabilitación.
  • Gastos de farmacia y ortopédicos.
  • La ropa y enseres que llevabas encima en el momento del accidente (cascos, gafas, móvil, etc).

Ten presente que necesitas la factura (o duplicado) de lo que se le haya roto, y que seguramente la compañía de seguros aplicará una depreciación respecto a su valor, por entender que al haber sido usado, ha perdido parte de su valor original.