Un siniestro total resulta cuando lo que cuesta reparar el vehículo es una cantidad superior al valor del mismo. No obstante, las aseguradoras no calculan el valor por el precio de mercado, sino por otros indicadores por debajo de dicho importe.