Sólo si la culpa del accidente es tuya y tienes el coche a todo riesgo. Si la culpa es de un tercero, puedes proceder a la reparación si cumples una doble condición: que el importe de la reparación no supere el triple del valor del coche, y que anticipes tú el importe de la factura.