Si. La ley dice que puedes cobrar 30 euros por cada día que tardes en curar, que se transformarán en 52 si no has podido hacer vida normal, con independencia de que trabajes o no, por lo que siempre tendrás derecho a cobrar una indemnización.