Qué son las costas procesales

Se da ese nombre (costas procesales) a la cuantía que tienes que pagar como honorarios al Abogado/a y Procurador/a contrario/as en el caso de perder el pleito. Del mismo modo, si el juicio termina estimando tu demanda, esa cantidad la tendrá que pagar la parte contraria (el banco, la aerolínea).

También puede haber una estimación parcial, en cuyo caso las costas se abonan por mitad (es decir, no hay que pagar al contrario ninguna de las partes). Esta estimación parcial se da cuando se pide una cantidad y el Juez admite otra inferior: la demanda es estimada (te dan la razón en cuanto a tu derecho a que te devuelvan importes) pero no en su totalidad (no te dan toda la cantidad solicitada).

Más información sobre las costas judiciales aquí.

¿Qué tienen que ver las costas procesales con reclamador?

Con reclamador, y salvo que expresamente se indique lo contrario en tu informe, no tienes que preocuparte por la condena en costas : nosotros nos hacemos cargo de ellas.

Pero precisamente por eso, y porque no tienes que adelantarnos nada por encargarnos de tu reclamación, nuestros honorarios consisten en primer lugar, en la percepción de las costas que se impongan al banco o a la aerolínea. Tal y como se indica en las Condiciones Generales, nos cedes el derecho de crédito a cobrar las costas; en algunas ocasiones las cobraremos directamente, y en otras las cobrarás tú y deberás ingresárnoslas según se especifica en las Condiciones Generales.

Si no hubiera condena en costas, y tal y como se explica en las Condiciones Generales y en tu informe, te cobraremos un porcentaje sobre la cantidad que obtengas.

Repercusión fiscal de las costas procesales

Tienes que saber que pese a que las costas las cobremos nosotros, la Agencia Tributaria considera que se trata de una ganancia patrimonial en tu favor (¡!), por lo que tendrás que declararlas y tributarlas en un porcentaje entre el 19% y el 21%. Aunque ya existen algunas resoluciones de los Tribunales Económico Administrativos en Murcia y en Madrid en contra de este criterio y señalando que el cliente no tiene que tributar por las costas si no las ha quedado él, de momento no es el parecer general.