Las costas judiciales (o procesales) son los gastos que originan un proceso judicial a las partes implicadas:

  • Honorarios del abogado y procurador de la parte contraria. Éstos tienen que pagarse siempre que el uso de estos profesionales sea obligatorio para el procedimiento. Por ejemplo, en juicios civiles en los que la cuantía es menor a 2.000 euros no es obligatorio, por lo que puede ser que una sentencia recoja la condena en costas y no haya que pagarlas por esta razón. La cuantía es fijada por el Colegio de Abogados y Procuradores de la Comunidad Autónoma correspondiente.
  • Honorarios de un perito. Si en el juicio la parte contraria tuvo que presentar una prueba pericial o el juez la solicita, estos honorarios tendrán que pagarlos la parte que es condenada en costas. Se fijan con arreglo a los criterios del Colegio Profesional que corresponda.
  • También pueden incluir gastos en copias, notificaciones judiciales, faxes, burofaxes, inserción de anuncios o edictos si fueren obligatorios.

Cuando decimos que hay una "condena en costas" en un juicio, queremos decir que el juez obliga a la parte que ha perdido a pagar a la parte que ha ganado los costes que hemos mencionado anteriormente.

Es decir, si por ejemplo en una reclamación de cláusula suelo ganas el proceso y el juez dice que hay condena en costa al banco, tú no tendrás que pagar ni el notario ni el procurador, y nuestros honorarios también los cubrirá al banco. Por lo que tú recuperarás la cantidad íntegra que te cobraron de más y no se descontará ninguna cuantía.

¿Hay condena en costas si el procedimiento no llega a juicio?

Aquí pueden darse dos escenarios:

  • Que desistas del procedimiento. Es decir, que decidas retirar la demanda antes de que haya una resolución. En estos casos, si la parte contraria lo acepta, no hay condena en costas, pero si quieren seguir adelante, sí las habría.
  • Que la parte contraria se allane (acepte lo que se pide en la demanda). Si el allanamiento se produce antes de la contestación a la demanda (es un paso que tiene que dar la parte demandada cuando el juzgado le notifica la existencia de la misma), no hay condena en costas. Por contra, si tiene lugar una vez se ha contestado a la misma, sí habría condena en costas.

Nota: en mucho de nuestros productos, si perdemos y hay condena en costas, tú no las tienes que pagar porque las asumimos nosotros.