Lo primero que tienes que saber es que no todas las reclamaciones son iguales, por eso unas se pueden resolver positivamente y otras no.

¿De qué depende la complejidad de una reclamación?

En función de la normativa que se le aplique, unas son menos complicadas de ganar que otras.

  • Si el vuelo se rige por la normativa europea (compañías europeas y los que salen de Europa) hay unas indemnizaciones concretas recogidas en la legislación. Aquí el juez sólo tiene que decidir si el retraso se produjo o no, y si probamos que hubo retraso y no se produjo ninguna circunstancia extraordinaria, concede la indemnización.
  • Para el resto de vuelos se aplica el Convenio de Montreal, en el que no se establecen cantidades. Aquí hay que probar que hubo daño moral. No hay cantidades establecidas como en el reglamento europeo y son casos mucho más complicados. Por eso, si tu vuelo se rige por el Convenio, no tenemos la seguridad de ganarlo como en el caso anterior. Además, si el juez nos da la razón, queda a criterio del juez la cantidad que concede.

¿Es posible que una reclamación del mismo vuelo se gane y otra no?

Ten en cuenta también que pueden afectar otras circunstancias para que un caso se gane y otro no dentro del mismo vuelo:

  • Que el caso no fuera reclamable y la aerolínea no pudiera demostrarlo hasta que no esté avanzado el proceso.
  • Que un juez dé la razón y otro no (a veces hay jueces que ante hechos similares, toman decisiones distintas). Lamentablemente aquí no podemos hacer nada, ya que contra estas sentencias no caben recursos.

Estos casos suelen ser excepcionales. No te preocupes, porque si hemos validado tu reclamación es porque la vemos altamente viable. Ten en cuenta que nosotros trabajamos a éxito, y si no ganamos no tienes que pagar nada.