Los medios más comunes para que puedas probar que estás haciendo horas extra y que no se te pagan son las siguientes:

  • Contrato de trabajo o su anexo donde se fija tu horario (en el que se ve que son más de 40 horas semanales).
  • Cuadrante que te da la empresa (sellado) donde aparezca la hora de entrada y salida.
  • Correos electrónicos de tu jefe o responsable de recursos humanos donde se fije el horario y exceda más de 40 horas semanales.
  • Whatsapp o sms donde se te indique el horario y exceda de las 40 horas.

Nota: tenemos que poder probar una a una las horas extra que has realizado y no te han pagado.