Este producto se ofrecía a los consumidores ofreciendo una serie de valores a un precio que posteriormente se convertirían en acciones de la compañía. Pero el precio de este canje estaba prefijado en el contrato inicial.

Este producto fue comercializado en 2007 y se convirtió en acciones en 2012. El problema fue que el precio inicial era de 12,96€ por acción y en 2012 las acciones del banco estaban en unos 6 euros por acción, lo que supuso una pérdida de un 50% en la inversión inicial.

La mayor parte de los afectados han podido recuperar su dinero, y además, al haber transcurrido más de cuatro años desde su canje, muchos juzgados entienden que el plazo para reclamar ya ha prescrito.

Consejo: si quieres hacer una reclamación de valores del Santander, lo mejor es que pongas una queja por escrito ante el servicio de atención al cliente de tu banco con acuse de recibo.