Depende. Tenemos que tener cuidado porque cada producto es diferente y además prescriben. Es decir, tienen un plazo para poder reclamar y si pasa, ya no se podría hacer nada.

Cuando reclamamos alegando la nulidad del contrato (reclamamos porque no se conocía lo que implicaba el producto) el plazo es de cuatro años. Hay que contarlo desde que uno tiene conocimiento de lo que realmente se contrató.

Para determinar ese plazo, lo importante es que nos aportes toda la documentación que conserves.