Uno de los principales problemas que hemos detectado en reclamador.es en relación a las reclamaciones por tarjetas revolving es que no se conserva el contrato firmado con la entidad financiera y el cuadro de amortización o liquidación, donde consta qué cantidades has pagado y su fecha. Documentos sin los cuales la reclamación de tarjeta revolving es imposible.

Si tienes una de estas tarjetas y quieres reclamar pero no encuentras el contrato o no te han enviado el cuadro de amortización, no te preocupes, a continuación te explicamos cómo conseguirlos.

La entidad bancaria que ofreció ese crédito debe ofrecerte una copia del contrato firmado y el cuadro de amortización. Para ponerte en contacto con la empresa, puedes acudir a la sucursal más cercana o, si no dispone de oficinas físicas, entrar en su página web, donde debe ofrecer la información de contacto, principalmente, teléfono o dirección de correo electrónico.

Una vez dispongas de la información de contacto, solicita que te hagan entrega de una copia de tu contrato firmado para este crédito o tarjeta revolving así como el cuadro de amortización, o de liquidación.

Una vez dispongas de estos documentos, es el momento de iniciar tu reclamación. Para ello, te recomendamos te pongas en manos de abogados expertos, como los de reclamador.es, para que estudien tu caso y te asesoren en todo momento.

Además, si cuando te pongas en contacto con la entidad bancaria, esta te ofrece un acuerdo, es muy importante que antes de firmar ningún documento, lo estudie un experto, pues nos estamos encontrando con acuerdos que únicamente ofrecen una rebaja del tipo de interés, por lo que la deuda seguirá igualmente aumentando, y no ofrecen la devolución de las cantidades pagadas de más. Y lo que es peor, obligan a firmar una renuncia de acciones judiciales posteriores, por lo que, ante este tipo de acuerdos, nuestra recomendación es no firmar y que tu caso sea llevado por expertos en tarjetas revolving para defender tus derechos como consumidor.