Quizás hayas escuchado o leído que tu vuelo no es reclamable porque ha habido fuerza mayor, pero , ¿cuáles son las circunstancias que se consideran como fuerza mayor?

Una circunstancia de fuerza mayor es toda aquella que hace que un vuelo se cancele o retrase y sobre la que la aerolínea no tiene control ni es la culpable.

Las incidencias que pueden afectar tu vuelo y que se consideran fuerza mayor son las siguientes:

  • Mala meteorología.
  • Atentado terrorista.
  • Sabotaje de la aeronave.
  • Huelga de controladores aéreos.
  • Cenizas en el aire.
  • Impacto de ave en el avión.
  • Fallos técnicos o informáticos en el aeropuerto.
  • Accidente en pista del aeropuerto.

Recuerda: en general, toda circunstancia que afecte a la puntualidad de tu vuelo y que no sea culpa de la aerolínea, es fuerza mayor.