Quizás hayas escuchado o leído que tu vuelo no es reclamable porque ha habido fuerza mayor, pero , ¿cuáles son las circunstancias que se consideran como fuerza mayor?

Una circunstancia de fuerza mayor es toda aquella que hace que un vuelo se cancele o retrase y sobre la que la aerolínea no tiene control ni es la culpable.

Las incidencias que pueden afectar tu vuelo y que se consideran fuerza mayor son las siguientes:

  • Mala meteorología.
  • Atentado terrorista.
  • Sabotaje de la aeronave.
  • Huelga de controladores aéreos.
  • Cenizas en el aire.
  • Impacto de ave en el avión.
  • Fallos técnicos o informáticos en el aeropuerto.
  • Accidente en pista del aeropuerto.
  • El cierre del espacio aéreo a un determinado modelo de aeronave por parte de las autoridades responsables de la seguridad aérea.

En general, toda circunstancia que afecte a la puntualidad de tu vuelo y que no sea culpa de la aerolínea, es fuerza mayor.

Derecho a reclamar

Si bien, en los casos de fuerza mayor los viajeros y viajeras no podrán solicitar a la aerolínea la compensación económica recogida en el Reglamento Europea 261, sí tienen derecho a reclamar bien el reembolso del billete de ese vuelo cancelado por fuerza mayor o bien un transporte alternativo. Y, también, los pasajeros aéreos tienen derecho a reclamar los gastos derivados de esa cancelación, por ejemplo, si se ha tenido que pernoctar una o varias noches con motivo de esa cancelación de vuelo, se podrá reclamar a la aerolínea la devolución de ese gasto, así como los alimentos o enseres básicos que se tuvieran que adquirir por dicho motivo. Para poder reclamar estos gastos, es fundamental guardar los ticket.

Recuerda: nosotros te podemos ayudar a solicitar el reembolso de tu billete