Ojalá no tengas que reclamar nunca una indemnización por accidente porque no lo hayas sufrido. Si lamentablemente has sido víctima de uno, es muy positivo que conozcas qué se puede reclamar y cómo hacerlo.

Nosotros podemos ayudarte a reclamar los siguientes tipos de accidentes:

  • Accidentes de tráfico.
  • Atropellos.
  • Accidente como viajero de transporte público.

En muchas ocasiones las aseguradoras no te dan toda la indemnización que te corresponde. Por eso, es importante que te asesores con un experto, así te asegurarás obtener una indemnización justa. Así te asegurarás obtener una indemnización acorde a lo que te corresponde, que puede ser hasta tres veces superior a lo que inicialmente te ofrece la compañía aseguradora. Para hacer la reclamación tienes que seguir unos pasos. Aún así, te recomendamos que tengas algo de paciencia para que los obstáculos no te hagan desistir.

  1. Comprueba que tu accidente es reclamable
  2. Comprueba que tienes la documentación necesaria
  3. Primero validamos tu reclamación.
  4. Iniciamos legalmente tu reclamación.
  5. Otenemos sentencia y te recibes tu dinero.

1. Comprueba que tu accidente es reclamable

Lo primero que tienes que comprobar es que el accidente que has sufrido es reclamable. La forma más fácil de hacerlo es empezando el formulario de reclamación de accidentes:

En cada uno de formularios te haremos varias preguntas para entender tu problema y, al final, te diremos si con los datos facilitados podemos estudiar tu reclamación.

Para saber si tu accidente se puede reclamar, ten en cuenta lo siguiente:

  • El plazo que tienes para reclamar.
  • Debes tener lesiones y/o daños materiales como consecuencia del accidente o atropello.
  • Culpa: debe existir un tercero que sea culpable del accidente.
  • En el caso de accidentes como viajero de transporte público, por el mero hecho de ser viajero y presentar lesiones, tienes derecho a una indemnización.

De esta forma, si no eres el culpable de un accidente de tráfico o un atropello (cruzando por un lugar no autorizado), siempre tendrás derecho a reclamar.

Te puede interesar:

Nota: si viajas como acompañante del vehículo que causó el accidente sí tendrás derecho a reclamar, y todo ello sin causarle perjuicio alguno al conductor culpable.

2. Comprueba que tienes la documentación necesaria

Es fundamental que incorpores toda la documentación que es necesaria para poder llevar a cabo la reclamación:

  • Lesiones: Es necesario el primer parte de asistencia y los informes médicos de evolución hasta la completa recuperación o estabilización de las lesiones. Ten en cuenta que no dispondrás de toda la documentación hasta que recibas el alta médica, por lo que no te preocupes si te falta algún documento.
  • Gastos: todos aquellos tickets o facturas de los gastos a los que has tenido que hacer frente (medicación, transporte, gasolina, etc).
  • Lucro cesante: Si durante el periodo de recuperación de las lesiones has estado de baja laboral y no has podido desempeñar tu trabajo, seguramente hayas percibido un porcentaje de tu nómina inferior al 100% o, incluso, tener que cerrar tu negocio con las pérdidas que ello conlleva. Para poder reclamar en este sentido, necesitamos acreditarlo mediante la documentación del contrato de trabajo o negocio que gestionas, así como la declaración de la renta del año anterior.

Una vez iniciada la reclamación tendrás la oportunidad de subir la documentación que te falta a través de tu área privada.

Nota: debes aportar la documentación en buena calidad, para que sea legible.

3. Primero validamos tu reclamación

Cuando termines tu reclamación, valoraremos la documentación aportada y te informaremos si es viable. Ten en cuenta que, a lo largo de este proceso de validación, te informaremos de si nos tienes que aportar algún documento más, o si hay que corregir alguno de los que has subido. Recuerda que en todo momento podrás seguir como va tu reclamación a través de tu área privada.

4. Iniciamos legalmente tu reclamación

Una vez que te enviamos el informe, procedemos a interponer una reclamación fundamentada frente a la aseguradora. En ella solicitaremos el abono de tu indemnización íntegra.

La compañía de seguros tiene la obligación de ofrecer una oferta motivada en tres meses. Cuando la recibamos, te la comunicaremos y te asesoraremos para que decidas si quieres aceptarla o no.

Si no te convence y no la aceptas, acudiremos a la vía judicial presentando tu demanda.

Este proceso legal puede tardar un mínimo de 6 meses más (ten en cuenta que dependerá del juzgado en el que recaiga y de la carga de trabajo del mismo).

Te puede interesar:

5. Obtenemos la sentencia y recibes tu dinero.

Después de presentar la demanda, es posible aún llegar a un acuerdo con el seguro. De hecho, es muy probable que antes del juicio suelan realizar una oferta que se acerque al importe que se reclama y, de esta forma, terminar así el procedimiento judicial.

Si no fuera así, la parte contraria contesta a la demanda y se fija fecha para la vista de juicio, que se celebrará en el lugar del domicilio de la demandada, en este caso el seguro, tras lo cual el juez emite la sentencia, que puede darnos la razón total o en parte o bien ser desfavorable.

Si la sentencia es desfavorable, dependiendo del caso, estudiaremos si es viable recurrir y acudir a una segunda instancia para revisar tu caso. También puede que te aconsejemos quedarte en este paso.

Si es favorable, en la sentencia se recoge también la indemnización que te asigna el juez más los intereses que correspondan.

Tanto si hemos llegado a un acuerdo como si hemos obtenido sentencia, puedes recibir tu dinero de dos formas:

  • Que la aseguradora te pague directamente.
  • Que el juzgado te transfiera el dinero a través del procurador de tu caso o nos lo transfiera a nosotros y te lo pagamos.

Por último, sólo faltaría que te emitamos la factura por nuestros servicios, que la recibirás por correo electrónico y además tendrás disponible en tu área privada.

Te puede interesar: