Con las vacaciones empiezan los desplazamientos en avión pero también con el coche. Sobre todo en estos años golpeados por el Covid es más común que las familias decidan desplazarse en coche incluso fuera de España.

Viajando en coche por Europa muchos creen que las infracciones no vienen registradas pero nada más lejos de la realidad ya que con la Unión Europea se han instaurado medidas comunitarias para poder enviar las multas también a los ciudadanos de otros países de la Unión.

Los países comparten información y notifican las multas que llegarán a su destino a pesar de que el infractor sea residente en otro estado. Algunas de las infracciones que se registran son: exceso de velocidad, no llevar cinturón de seguridad, pasar con semáforos en rojo, dar positivo en alcohol y drogas, no llevar el casco, circular por carril prohibido o hablar por el teléfono móvil conduciendo.

¿Qué hacer si llega una multa de tráfico desde el extranjero?

Lo primero que hay que hacer si llega una multa desde otro país es verificar que efectivamente no es un error y que te la notifiquen por correo certificado.

Si no es un error y es por una infracción que se ha cometido, hay que pagar la multa ya que, de no hacerlo, procederían a ejecutarte. En este segundo caso hay que tener en cuenta que las consecuencias legales por no pagar una multa de tráfico son un poco inciertas, ya que también dependen de cada país. La ejecución forzosa no es igual si la multa viene de uno u otro país de la Comunidad Europea, por lo tanto depende de caso a caso.

Te aconsejamos ponerte en contacto con un abogado especializado para saber qué hacer y cuáles pueden ser las consecuencias de no pagar una multa de tráfico proveniente de otro país. El coste de la videoconsulta es de solo 20 € (IVA incluido) para solucionar cualquier duda sobre infracciones de tráfico durante tus vacaciones.