No tienes por qué hacerlo. La ley de contrato del seguro te da la opción de escoger al abogado que tú quieras.