Lo más habitual es que cobres entre los 30 y 60 días posteriores a que te den el alta médica.

Pero tienes que tener en cuenta que hay procedimientos que se complican. En ocasiones es necesario ir a juicio para poder cobrar tu indemnización.

Si es necesario ir a juicio, el proceso puede alargarse en torno a cuatro o cinco meses más.