Compromiso de reclamador

Cosas básicas que deberías saber antes de empezar una reclamación.

¿Qué es el compromiso de reclamador?

Reclamar puede ser un proceso largo y complejo. Existen varios factores que pueden hacer que un caso sea completamente distinto a otro. Nos comprometemos contigo a contártelos. Para que conozcas detalles que pueden llegar a ser importantes en el camino.

Te acompañamos hasta el final. Queremos que tú también nos acompañes.

Ponemos mucho tiempo y esfuerzo en cada reclamación. Eso significa que apostamos por tu caso. Lo llevamos porque estamos convencidos de que conseguiremos tu indemnización.

Te acompañaremos a lo largo de todo el camino y al final el esfuerzo habrá merecido la pena.

Compromiso a éxito.

Nos comprometemos contigo a llegar hasta el final. Confiamos tanto en la experiencia de nuestro equipo legal, que apostamos por el éxito de tu caso. Por eso, en caso de perder no te cobraremos nada.

Y si has realizado algún adelanto de cantidades al comienzo de tu reclamación, en reclamador.es nos comprometemos a devolverte ese dinero. Este es nuestro compromiso contigo: ganar tu caso.

Si la empresa reclamada te contacta.

El primer paso es que la empresa conozca tu reclamación y que nosotros te representaremos. En algunos casos la empresa podría contactar contigo directamente. En ese caso, es necesario que nos lo cuentes, para seguir representándote.

La cosa se puede alargar un poco.

Reclamar puede ser un proceso largo. Intentamos agilizar nuestros procedimientos, pero en los procesos legales no siempre es fácil saber cuánto puede durar un caso.

Los tiempos de la justicia no están en nuestra mano y no podemos controlar la velocidad con la que se resuelven los casos en los juzgados.

Nos comprometemos a informarte.

Te enviaremos notificaciones de cualquier cambio de estado de tu reclamación. Además, estaremos encantados de ayudarte si te surgen dudas.

Además, tienes a tu disposición un área de cliente, para ver cualquier actualización de tu reclamación.

Si decides dejarlo.

Una vez comenzada la reclamación, puedes abandonar el proceso en cualquier momento. Pero debes tener en cuenta que, en ese caso, sí tendríamos que cobrar la parte correspondiente a los gastos invertidos en el proceso.