Hay veces que te pedimos los recibos de la hipoteca porque hacen que tu caso adquiera más fuerza. Si los tienes en casa, sólo tienes que escanearlos y adjuntarlos en tu área privada. Si no es tu caso, puedes optar por alguna de estas opciones:

  • Descargarlos de tu banca online.
  • Pedir una copia en tu sucursal.
  • Solicitar un extracto de todas las cuotas que has pagado por la hipoteca (puedes hacerlo completando este impreso).