Tienes que tener en cuenta que no todos los finiquitos son iguales, pero los conceptos más comunes que deberían aparecer son los siguientes:

  1. Salario del último mes trabajado. Si has trabajado el último mes completo, tienes que percibir la nómina completa. Si sólo has trabajado unos días del mismo tienes que sumar el salario base más los complementos del mes entero y dividirlo entre 30. El resultado lo multiplicas por el número de días que has estado y te da lo que te corresponde cobrar.
  2. Pagas extra devengadas y no disfrutadas (salvo que estén prorrateadas). Tienes que saber el número de pagas que te corresponden por convenio colectivo. Después tienes que ver cuántos días han trascurrido desde la última paga y aplicar una regla de tres de los días que hayas trabajado.
  3. Vacaciones no disfrutadas. Todo trabajador tiene derecho a 22 días hábiles de vacaciones año, aunque puede verse incrementado por el convenio colectivo o la propia empresa. Cuando ser termina una relación laboral, tienes que ver cuántos días se habían devengado y que no hayas disfrutado. Luego multiplicas estos días por el salario correspondiente a un día y obtienes lo que te corresponde por esas vacaciones.
  4. Dietas del último mes. Son aquellos importes que te ves obligado a pagar para poder realizar las funciones que te han sido asignadas. Por ejemplo, desplazamientos, comidas... En el finiquito tendrán que abonarte las último mes pero ten en cuenta que tienes que tener las facturas de los mismos.
  5. Horas extra. Si has echado horas extra en el último mes, tienen que aparecer en el finiquito para que se te abonen.

Nota: ten en cuenta que pueden aparecer más conceptos en función de lo que hubieras pactado y tu puesto de trabajo.