Si eres tú el que decide causar baja voluntaria, lo primero que tienes que saber es que no tienes derecho a percibir una indemnización por parte de la empresa. No tener derecho a indemnización no significa que no tengas ningún derecho cuando decides salir voluntariamente de la compañía en la que trabajas.

Sí tienes derecho a un recibo de saldo o finiquito que contenga las cantidades que te adeudan.

Entre la información sobre cantidades a abonar que debe contener el finiquito se encuentra:

  • Salario de ese mes hasta el día de la finalización de la relación laboral.
  • El abono de la parte proporcional de los días de vacaciones no disfrutados.
  • Parte proporcional de pluses, pagas extraordinarias, y horas extraordinarias si las hubiese.

Requisitos legales para presentar la baja voluntaria

Ten en cuenta que tienes que comunicar tu baja por escrito a la empresa con 15 días de antelación, aunque este puede variar en función de lo que marque el Convenio Colectivo. Si no cumples el plazo fijado, la empresa puede descontarte estos días en el finiquito.

En esta comunicación deberás incluir cuál es el último día que prestarás servicio en la empresa.

Nota: si has causado baja voluntaria no tienes derecho a la prestación por desempleo (paro).