Si tu empresa ha cerrado y por consiguiente te han despedido, te corresponde lo siguiente:

  • Todos los conceptos que te queden por cobrar (salarios, dietas...).
  • Liquidación de vacaciones que te corresponden y no has disfrutado.
  • Indemnización de 20 días de salario por año trabajado.

Cuando te comunican el despido, tienen que poner el motivo por el que la empresa cierra y la justificación económica.

Nota: si te contrató una persona física o un autónomo, la indemnización no será de 20 días por año sino de un mes de salario.

Si no te pagan lo que te deben o no te abonan la indemnización, se puede reclamar. Normalmente a la comunicación que te hace la empresa suele faltarle algún requisito formal por el que se puede reclamar.