En estos casos las compañías aseguradoras tienen que indemnizar igualmente a las personas que se vean afectadas por el accidente.

Luego las compañías pueden reclamar a la persona que conducía habiendo bebido estas cantidades, pero a los afectados no.

La única diferencia que nos podemos encontrar en estos casos es que el procedimiento judicial puede ser más largo.