Reclamar no es de primeras agradable. Nosotros te ayudamos, haciendo el proceso más fácil. Pero aun así te recomendamos que tengas algo de paciencia para que los obstáculos no te hagan desistir.

  1. Comprueba que tu problema es reclamable
  2. Comprueba que tienes la documentación necesaria
  3. Primero validamos tu reclamación
  4. Te envíamos un informe
  5. Si el informe te cuadra, presentamos demanda
  6. Te ingresamos tu dinero

1. Comprueba que tu problema es reclamable

Lo primero que tienes que comprobar es que tu problema es reclamable. La forma más fácil de hacerlo es empezando el formulario de reclamación de cláusula suelo, hipoteca multidivisa, bonos banco popular o preferentes.

Sigue estos enlaces para saber un poco más sobre los productos que son reclamables.

Te haremos varias preguntas para entender tu problema, y al final te diremos si es reclamable. También te daremos una cantidad aproximada.

También puede interesarte:

2. Comprueba que tienes la documentación necesaria

Es fundamental que incorpores toda la documentación que es necesaria para poder llevar la reclamación. Si tienes dudas sobre la documentación necesaria, consulta el siguiente artículo para orientarte.

Cuando pones tu reclamación, y después de terminarla desde tu área privada, tienes la oportunidad de subir los documentos. Si tienes cualquier duda sobre ese proceso, consulta los siguientes artículos:

Nota: debes aportar la documentación con buena calidad, para que sea legible.

3. Primero validamos tu reclamación

Una vez que nos has aportado toda la documentación necesaria, nuestro equipo legal estudia si tu reclamación es válida.

En cualquier momento, a lo largo de ese proceso de validación, te informamos de si nos tienes que aportar algún documento más, o si hay que corregir alguno de los que has subido.

Recuerda que en todo momento podrás seguir cómo avanza tu reclamación desde tu área privada.

Te contamos los detalles en este artículo de ayuda.

4. Te enviamos un informe

Después de validar tu reclamación, te enviamos un informe. El informe te da información detallada de tu caso, calculando el dinero que podrías reclamar. En ese mismo informe te explicamos los distintos escenarios que pueden darse, una vez que sigamos hacia delante.

Recuerda que siempre te iremos informando por e-mail, y que podrás consultar en todo momento el estado de tu reclamación desde tu área privada.

En el informe también te contamos cuánto te va a costar.

Consejo: lee bien el informe y pregúntanos cualquier duda que te surja. Es importante que lo entiendas bien.

5. Si el informe te cuadra, presentamos demanda

Cuando recibes el informe, te pedimos que nos digas si lo aceptas. Es un paso importante, porque una vez que lo aceptas, ya vamos a presentar demanda judicial.

Un proceso judicial es algo tedioso una vez que entra en el juzgado pero te informamos de cada paso y estamos a tu disposición para resolver tus dudas a lo largo del proceso. Cada caso tiene un plazo de resolución distinto pero te iremos informando de como avanza.

Si el juez dicta sentencia favorable, significa que hemos ganado el caso. Te informaremos sobre la sentencia y sobre el dinero que vas a recibir.

Si el juez dicta sentencia desfavorable, significa que hemos perdido el caso. Pero juntos estudiaremos si es viable recurrir y acudir a una segunda instancia para revisar tu caso.

Además cabe la posibilidad de llegar a un acuerdo a lo largo del proceso. Si el banco cede a un acuerdo en el que ofrece todo lo reclamado, se acortan los plazos de resolución.

Te puede interesar también:

6. Recibes tu dinero

Tanto si ha habido acuerdo extrajudicial como si ha habido sentencia favorable, te informaremos. Pueden darse varias posibilidades: que el banco te pague directamente, que el juzgado te transfiera el dinero a través del procurador o que nos lo transfieran a nosotros y te lo paguemos.

Te emitiremos una factura, que recibirás por e-mail y que además tendrás en tu área privada. Consulta cuánto cuesta una reclamación bancaria.