Sí se puede reclamar una indemnización a pesar de que haya habido una fuga.

En estos casos, la reclamación se hace frente al Consorcio de Compensación de Seguros de la zona, que es un organismo oficial que abona las indemnizaciones en aquellos accidentes de tráfico provocados por un vehículo desconocido o que circula sin seguro. Lo mismo es aplicable si el coche o moto causante del accidente era robado.

Por norma, suele ser una reclamación un poco más lenta que en casos de accidentes “normales”. El caso más largo se da cuando es un vehículo robado, ya que el procedimiento para la indemnización de sus lesiones puede incluirse dentro del juicio que juzgará el robo, y ahí sí que el tiempo de demora puede ser considerablemente más alto.